Discurso realizado el sábado 19/5/07 por el Dr. Gaebler, con
motivo de celebrarse el 3er. aniversario del Club Berlín

En el Restaurante GRAF ZEPPELIN en Ciudad Jardín (El Palomar)
con la distinguida presencia de 27 comensales, entre ellos dos
miembros de la prensa de Berlín (del TAZ)

Hallo, queridos amigos:

"Hier bin ich Mensch, hier darf ichs sein", "aquí soy hombre, aquí puedo serlo", decía Goethe en el Fausto. Buscamos eso, recuperar nuestra humanidad.

A "little of maidness", un poco de locura, exigía Zorba el griego (Anthony Quinn) al intelectual (Alan Bates). Pues a nosotros nos sobra de esa locura.

Y después de tres años ya encontramos un "lugar en el mundo". Es el de nuestra hoja web www.cluberlin.com.ar y es donde están nuestras sedes y sobre todo está donde estamos nosotros, cada uno de nosotros, en función de los múltiples objetivos y sueños que compartimos o que – "haciéndonos pata"- ayudamos a que logre cada uno de nosotros como "individuos únicos e irrepetibles", como decía Hermann Hesse en el "Demian".

No somos ni queremos ni parecernos al "hombre mediocre" de José Ingenieros. No nos interesa ocuparnos de las nimiedades. Buscando clarificar los objetivos y tender hacia ellos, aún equivocándonos (errare humanum est) ,.. Lo demás se da por añadidura.

Y en esta megalópolis de 13 millones de habitantes que es Buenos Aires y alrededores, en esta "cabeza de Goliath" de Martínez de Estrada, "crease o no"… ¡faltábamos!

Nos integramos armoniosamente entre lo existente, el mundo que nos rodea, practicando diariamente la apertura al mundo, somos argentinos y somos alemanes, somos berlineses de origen o por elección (Wahlberliner) y sin duda porteños de pura cepa, somos iberoamericanos y somos europeos, pero sobre todo cultivamos la hermandad universal, la apertura al mundo. Buscamos más rescatar lo que nos une por sobre lo que nos separa.

"Zwei Seelen, wohnen, ach in meiner Brust", dice el Fausto de Goethe, dos almas alberga nuestro pecho, y muy bien lo vimos en los sentimientos encontrados durante el mundial de fútbol en Alemania, algunos gritábamos por Argentina, otros por Alemania, hubo sentimientos encontrados, pero varias veces festejamos en nuestro símbolo porteño del obelisco (construido por Siemens en tiempo record) con ambas banderas hermanadas.

Hermanas como Berlín y Buenos Aires, capitales de dos grandes naciones, abiertas al mundo, lleno de cultura, de vida chispeante.

En Berlín y alrededores ya esta el patrimonio cultural de la humanidad de la UNESCO, representado por la isla de los museos o palacios como Charlottenburg o Sans Soussi en la cercana Potsdam, capital de Brandenburgo. Aquí apoyamos la movida existente para que Buenos Aires sea también patrimonio cultural de la humanidad

Leímos a Fausto y al Martín Fierro. Sin palabras.

Y soñamos con un vuelo directo entre ambas ciudades pese a quien le pese, que el puente existente se consolide (y no solo el de los expresionistas), como entre ambas naciones.

Cuando recientemente le entregamos al capitán de la fragata Libertad, orgullosa embajadora argentina en el mundo, un libro sobre Alemania, nos dolió que esta vez no tocaban puertos alemanes por estas cosas de la vida (¡igual los queremos! ¡Todo bien!

Vivimos la realidad, mas como decía Calderón de la Barca, esencialmente "La vida es sueño". Y los sueños, transformándose en objetivos, se convierten muchas veces en realidad. ¿Por que no vivirlos intensamente, pues?

Algunos honramos Die Fernen Ahnen, los lejanos ancestros. Otros están con nosotros como berlineses por adopción. Todos valemos por igual. Y juntos forjamos nuestro destino.

Se acuerdan como empezamos? Con los panes negros con Leberwurst y pepinitos y la Weisse con Schuss? Jugando en primera en fiestas de colectividades, rodeado de los pueblos originarios, nuestros hermanos de América, de África, de Asia, de Europa? La chica de la India o la de Munro? Pasan unos meses y ya extrañamos la movida de los gacebos, la tempestad que nos arraso en Villa Adelina, actuando de locales varias veces en la paquetona Martínez, azotado por el viento en Migraciones, la masas en los bosques de Palermo, sorprendiéndonos gratamente con Morón…

¿Se acuerdan cuando hicimos nosotros mismos Gullasch con Spätzle para 120 personas, a la semana de que una chef nos enseñara el como, el know how? Todavía siento el aroma por días en nuestra sede provisoria… o el recuerdo imborrable del primer Gullasch en el coche de Cristóbal?

Me acuerdo de Martín y familia –de fierro- solucionando todo problema que se encontraba por delante..y la nutrida delegación nuestra en el encuentro de alemanes en Paraná.

Me acuerdo de algún asado con chorizos alemanes y chorizos bien criollos hermanados en la parrilla, y la lluvia que nos empujó empapados dentro de la sede, caótica como la vida misma…

Me acuerdo de la inolvidable primera noche de los museos, recién traída de Berlín a Buenos Aires para toda Latinoamérica, con nuestra presencia en dos puestos difundiendo lo nuestro. Noche que sigue vigente año a año.

Recuerdo que somos los únicos que descubrimos y honramos la fecha histórica mundial de caída del muro de Berlín en Buenos Aires, año tras año ante los auténticos tramos del mismo, recalando en el Tortoni o recorriendo el palacio San Martín. Y con alegría, porque significa libertad, apertura, como nos emociona que por lo menos entre Corea del Norte y Sur exista un tren que los comunica a través de otro muro de la vergüenza… si en Berlín fue posible, lo es en todos lados… ni la muralla china pudo separar nunca nada… o sea…

Disfrutamos tanto "la vida de los otros" como "Good by, Lenin", una opereta en el Colón como al impagable humor de Landriscina, estuvimos en la histórica "Posta del Triunfo", como disfrutando el Berlín de los años veinte en el Colón en una película muda con fondo de orquesta…

Disfrutamos teatro moderno alemán donde se caía la estantería, y de la impagable artista uruguaya bien nuestra China Zorrilla…

Pudimos lograr que algunos de nosotros fuera por primera vez a Europa… y también a Berlín… y prepararlos hasta 7 hs seguidas para ello si hiciera falta… o que a todos nos pique el bichito los que ya fuimos para ir de nuevo… o que cada uno de nosotros que no fue aún lo logre… nuestro desafío es que tarde o temprano vayamos todos…

Recorrimos en una gruselige nächtliche tour por una Buenos Aires que no conocemos tanto y seguimos descubriéndola con ojos de turista, pero del pago, día a día.

Disfrutamos las fotos de Bertrand, o las obras pictóricas latinoamericanas del Malba…

Homenajeamos a Boca y a Independiente en sus cien años, y hermanados, aun siendo de River y Boca, vimos el clásico juntos. ¡Son autentico desafíos de convivencia!

Ya no podemos sin los mails de Isabel, ni las discusiones sobre desarrollo sustentable y ecología con supervisión de nuestro especialista Cristóbal, ni con lo que nos enriquece cada uno de los socios, o los que nos tienen que decir los brasileños día a día, o los de los amigos de los osos de Berlín, no podemos vivir ya sin las obras de nuestro artista Collado, ni los homenajes a Plueschow mediante libros, películas o maquetas cuyo fogonero es nuestro amigo Roberto, no podemos dejar de vivir ya sin saber las mil formulas de una ensalada de papas… o de Utz Schmidl, que estamos traduciendo, o del gran sueño argentino…no podemos sin la juventud de Brigitte, los mails de Regina, el aporte impagable de Eduardo y familia, la emoción de Virginia y recomendaciones de Gustavo alias Klaus II, las locuras del Oso Polar Vikingo, el toque húngaro y ruso de Gloria, Renate de la primera hora, los de la TV Margarita y el ex alemán pero siempre berlinés Gerd Günther, por supuesto a Leticia, siempre a mi lado, gracias a todos y cada uno que no enumere aun, gracias a los nuevos que nos empiezan a acompañar en esta movida y a los que hoy no están.

Les informo que ya nuestra biblioteca de más de 1001 obras mereció viajes desde Rosario como de La Plata para consultar determinadas obras. Que tenemos libros exclusivos únicos en Argentina, como libros raros, extraños… por supuesto también de Berlín… y estamos up to date ( al día)… sabemos del osito polar que enloquece a Berlín como del papi oso pardo que falleció en el Bärenzwinger (una de cal, una de arena), como que fusilaron un oso que nada malo hacia en el sur de Alemania…

Y somos un sentimiento… soñamos con un museo de la amistad argentina-alemana, y por que no aparte con un museo berlinés aquí y ahora, soñamos con Baremboim premio Nobel de la Paz, y hacerle otro homenaje a los osos berlineses en el Zoo de Buenos Aires y un lugar con fotos de ellos allí mismo…

Más de uno de ustedes no estaba aún, pero recuerdan que al mes estábamos en todos los noticieros del país y en el Argentinisches Tageblatt, y en la prensa de Berlín, y en La Nación con nuestro impresionante homenaje a los osos, con chef nuestro dándoles una opípara comida, con baile de tango, con baile típico alemán por el Marienheim, y el coro de la Goethe ¿? ¡!!!

Para nuestros berlineses respondemos que de Berlín nos gusta su gente, su cultura, su paisaje, su humor, los congresos, la Grüne Woche, el Alex, los osos de Berlín, unos cuantos de los cuales supimos traer en cine para acá, y de los otros, nuestros conocidos y amigos allí, y de otros lados también.

Lo nuestro es un sentimiento: faltábamos, aquí estamos, ocupamos el lugar en el mundo que nos supimos ganar, y somos un sentimiento, y somos un grupo de amigos, una gran familia… todo eso y mucho mas.. En un proceso de búsqueda en paz y armonía…

Ya empezamos con un poco de locura, ocupamos varios lugares vacíos que faltaban, representamos un sentimiento, y la fiesta continua, y la obra también, porque lo mejor esta por venir y todo es posible.

Y sigue la fiesta inolvidable de los 3 del club Berlín, los 13 de la hermandad Berlín Buenos Aires, los 50 de la unidad europea, los 150 del primer tratado de amistad entre Argentina-Alemania, por de pronto amigos desde siempre y para siempre…

 

<ARRIBA>